Una de valientes

Podemos hablar sobre un libro que aun no hemos leído? Sobre un asunto del que hemos oido hablar en algunas ocasiones o visto en algún film? Yo opino que si, a ambas preguntas, sobre todo cuando has escuchado a su autor en varias ocasiones y ha despertado en ti el gusanillo de la curiosidad. Es lo que tienen algun@s escritor@s, que te contagian su entusiasmo por el tema del que trata su libro. En este caso, me refiero a la ultima novela de Francisco Veiga, “Ciudad para ser herida”. Se que es una obra sobre espías y poco mas, pero tengo tantas ganas de leerla, tras escuchar a su autor, que no puedo mas que recomendarla.

Es, para mi, un acto de valentía escribir sobre este asunto y publicarlo, sobre todo porque este señor sabe de lo que habla. Y tras oír su presentación, he tomado uno de los libros que llevo entre manos y estoy leyéndolo, a mas velocidad de la que es habitual en mi, y escribo en menos tiempo, para comenzar el del señor Veiga e indagar en el. Ssssss no puedo decir mas.

Advertisements

Independencia

Ya se que esta palabra esta causando mas de un quebradero de cabeza, yo diría, que a la mayoría de españoles y también a personas e instituciones que están fuera de nuestro país. Yo, que he tratado de conseguir ser independiente, económica y afectivamente, reconozco que es una falacia, porque si deje de depender de mis padres, dependi, después de mi trabajo; si logre romper lazos con el que fue mi marido, ahora dependo del afecto de otras personas. Claro que un@ puede y debe tener la libertad de elegir con quien se alía para evolucionar, porque solos no podemos estar demasiado tiempo. Incluso un asteroide depende de fuerzas que le hacer ir aun lugar y a una determinada velocidad. Y digo esto porque ayer, al ver las noticias y un programa previo a ellas, en donde se discute la actualidad política de nuestro país, me invadió una sensación de “deja vu” y me pregunte si el descanso vacacional les había servido, a algunos, solo para tomar fuerzas y volver “al lío”, de nuevo. Escuche la propuesta de Pedro Sanchez, con un referéndum en el que se votase a favor o en contra de un nuevo Estatut y me pareció que aquello no iba a contentar ni a unos ni a los otros, aunque, en mi opinión es una buena forma de abordar uno de los problemas en Cataluña.

Me decía una conocida, hace unos meses, que ella pensaba que hay interés por parte de un país que no voy a nombrar, por crear inestabilidad en el nuestro y una de las formas era agitando el tema catalán. Yo no soy experta en estos asuntos, pero creo que nos valdría mas que nos calmáramos y reflexionáramos sobre el beneficio de seguir por el camino del conflicto. De verdad nos favorece seguir calentando el ambiente político, jurídico y social?

Si el verano y el descanso no nos ha servido para volver a nuestros quehaceres con mas calma, mal vamos. Ojalá recapacitemos, sobre lo que es mejor para cada uno de nosotros, porque ya lo dijo un sabio: “Selecciona tus batallas, porque, a veces, es mejor tener paz que tener razón”.

Besos y abrazos.

El cercano paraiso

Hay personas que se montan en aviones durante bastantes horas para disfrutar de aguas transparentes en lugares exóticos, lo cual no descarto hacer alguna vez en mi vida. Lo cierto es que, en ocasiones, tenemos cerca de nuestro entorno lugares muy especiales llenos de belleza a los que acceder en poco tiempo y sin gastar demasiado.

Como muchos sabrán, a solo una hora ,en barco, desde Alicante, se encuentra una pequeña isla llamada Tabarca. Allí voy, al menos, una vez al año a recargar mis pilas, buceando con tubo, comiendo un buen arroz y charlando con la persona que me acompañe. Pero lo mas especial de esta isla, para mi, no esta en su superficie, si no bajo el mar. Cuando me sumerjo en el siento que estoy en otro mundo y me produce una gran paz observar los diferentes peces que se desplazan suavemente por sus transparentes aguas, también disfruto contemplando el vaivén de las algas cual danza improvisada e inevitable que las corrientes marinas provocan. Aquí el tiempo parece como si se detuviera y la mente se ralentizara.

A veces, los tesoros están tan cerca de nosotros que no los vemos si tenemos la vista extraviada creyendo que los paraísos siempre están lejos.

Pero, shhh, no corran demasiado la voz pues los peces se asustan fácilmente con nuestra presencia, y les recomiendo que,si pueden pernocten allí aunque sea una sola noche. La paz que se respira tras la salida de los últimos barcos es un regalo para el alma. Pruébenlo y verán…

Espero que sigan disfrutando del verano.

Besos y abrazos.

Con la alegría por bandera

Tengo la gran suerte de contar con una amiga que anda muy frecuentemente con la alegría por bandera. Se llama Marian, es chiquitilla y siempre anda caminando rápido con pasos cortos. Aunque su vida es bastante ajetreada, va, casi siempre, regalando su sonrisa a quien se encuentra. Y no es que Marian no tenga problemas, que como todo ser humano, los tiene; es que los minimiza y trata de sacar el mejor sabor a la vida. De todos modos no es perfecta, y su frenético ritmo de vida le ha llevado a sufrir dos “jamacucos” ( como dice ella), bastante preocupantes. Yo le aconsejo que haga los cambios necesarios en su vida para que estos no se vuelvan a repetir. Porque, a veces, vamos como pollos sin cabezas por el mundo, y en realidad, nuestro cuerpo y nuestra mente no soporta tal estrés y se rebela de diferentes maneras para darnos un toque de atención sobre el tipo de vida que estamos llevando.

A pesar de este subsanable estilo en el que Marian se mueve por su mundo, siempre encuentra un rato para tomar unas cañas con los amig@s y reírse hasta de su sombra. Yo tengo la suerte de ser una de ellas, desde hace muchos años, y estoy feliz porque mañana viene a vernos.

Del mismo modo que hay gente que te contagia su pena, Marian te enseña su sonrisa y te hace disfrutar de la buena amistad, esa que después de tantos años aun perdura.

Desde este blog le quiero agradecer su compañía en las buenas y en las malas, por su alegría como mejor bandera.

La brisa del Norte

Como cada verano,

como cada mes,

como cada día,

me acorde de ti

para así volver

a dar vida

al recuerdo de tu piel,

de tu boca,

de tu risa.

Porque aunque,

a veces,

quiera dejar

de quererte,

me sigue llegando

la brisa

que desde el Norte

me acerca

susurros que

mis labios acarician,

para que,

de este modo,

no te olvide,

para que no me consuma

la prisa

por querer

tenerte cerca

y quitarte la camisa.

Y para que

no muera de

envidia

de ese otro ser

que allí te atrapa,

la luna me visita

cada noche

y me cuenta que

tu aun me quieres,

aunque eso, a mi,

solo me halaga.

<<Dile que no se demore mucho>>,

le digo a la luna,

que la vida

va pasando,

como pasan los veranos,

los meses

y la lluvia,

y yo sigo

sin tenerte aquí

a mi lado

deseando verte

junto a mi,

recostado.

Gente corriente

A veces tengo la impresión de que la mayoría de la gente piensa que los escritores somos seres alados a quienes la vida ha situado en un lugar privilegiado lejos de dramas de cualquier tipo y lo cierto es que esto esta muy lejos de la realidad. Si un@ lee la vida de autores ya consagrados, véase Miguel Hernandez, Pearl S. Bock, por ejemplo, podrá comprobar las vicisitudes por las que pasaron a lo largo de sus vidas, y que probablemente fueron las semillas que dieron como frutos relatos, poemas, novelas o cuentos infantiles. Pues bien, hace unas semanas tuve la suerte de conocer al escritor, Alejandro Palomas, Premio Nadal 2018, el cual nos estuvo hablando de sus novelas en las cuales había plasmado muchas de sus vivencias. Me llamo la atención la ausencia de petulancia en el, lo sencillo y transparente que se mostró al hablarnos de los entresijos familiares que había sabido emplear para llevar a cabo sus obras, también de momentos sumamente difíciles en su trayectoria que le habían hecho cuestionarse si merecía la pena seguir viviendo. Y fue al escuchar todo lo que el nos iba contando cuando pensé cuan corriente somos los escritores. Detrás de l@s grandes genios del arte, de los importantes premios con los que se nos alaba nuestro buen hacer, hay gente corriente, como cualquiera de los que podéis estar leyendo este blog, gente humilde, sensible y con los conflictos mas comunes del ser humano. Doy gracias por haber conocido a colegas de profesión que, como el, me han enseñado las entrañas de su vida y del mundo literario.

Por lealtad

Soy de izquierdas por lealtad. Lealtad a una parte de mi familia que sufrió abusos e injusticias durante la dictadura franquista. Podría darles detalles, pero hoy no quiero enfocar este articulo en esos dolorosos asuntos. Hoy quiero celebrar con ustedes la toma de posesion como Presidente del Gobierno de Pedro Sanchez, y la capacidad de aunar esfuerzos de los diferentes partidos políticos que han hecho esto posible. Pienso que esta maniobra estaba mas que justificada, dados los numerables casos de corrupción que se han ido destapando en el PP. Y pienso que ha sido licito desbancar al señor M. Rajoy porque no es bueno para nuestra democracia permitir tales trapicheos como si esto fuese algo inherente a la política.

Me ha alegrado también que tantos partidos se hayan puesto de acuerdo para resolver asuntos enquistados y relevantes para caminar hacia adelante, y crecer como país lleno de diversidad, lo cual, en mi opinión nos enriquece. Deseo lo mejor para España y espero que sepamos aprovechar esta gran oportunidad para demostrar que podemos hacerlo mejor.

Mis amig@s de Cotillas

Como bien dice un refrán español: “Es de bien nacidos ser agradecidos”, y yo quiero aprovechar este blog para recordar y dar las gracias a quienes fueron mis amig@s durante varios años en los que yo estaba cuidando de mi hija, trabajando y atendiendo a mi madre. Yo no tenía pareja y cuando iba a recoger a mi pequeña del colegio solía quedar con Lola para llevar a nuestras hijas al parque. Como en esas fechas los cumpleaños eran frecuentes coincidíamos muy a menudo con otras madres y algún padre. Poco a poco los hombres se fueron sumando en comidas y cenas que las mujeres,con los niños, organizábamos. Después vinieron los viajes en tropel, y como un regalo divino descubrimos una maravillosa casa rural en Cotillas. Allí nos reuníamos para desconectar de la rutina y los problemas, disfrutábamos de los paseos por el campo y de la sabrosa comida que los dueños de la casa nos preparaban. Pero lo que era genial, sin lugar a dudas, era que entre aquella mezcla de seres de diferentes caracteres e ideas políticas surgían debates muy intensos, a veces, sobre cualquier tema que se nos venia a la mente, ya fuese religioso, histórico, culinario, o de la situación política que vivíamos. Y digo que era genial porque en aquellas discusiones en las que los ánimos se elevaban,a menudo, había una libertad de expresar lo que pensábamos sin que el rencor tuviese espacio alguno para dañar nuestra amistad. Las comidas en la casa campo de Manoli y Pascual eran todo un placer en donde escuchar a lo hombres discutir sobre como se debía de hacer una paella de verduras era muy divertido. “Una latica de atún, le da un sabor espesial”, insistia Joaquin, y los demás acababan cediendo para no oírlo mas. Y como no agradecer a M. Carmen que escucho mis temores cuando algún asunto me agobiaba… y a Jose y a Maria Jose, a Diego, a los Antonios, a M. Luz, las dos Cristinas y Felipe ( ya de paso). A todos ellos, mil gracias por vuestra compañía, cariño y respeto. La próxima, en Alicante! Os quiero!

El resplandor gallego

Como muchos ya sabéis, amo las letras, la manera que al entrelazarlas crean historias inimaginables o nos llevan a reflexionar sobre infinidad de asuntos. Pero debo de ser poli amorosa porque también vibro con la música. Si, he de confesarlo: desde que me levanto, mientras cocino y en casi todas las tareas que realizo, salvo cuando me siento a escribir, estoy escuchando música.

Ayer quede con unas amigas para asistir al concierto de un grupo gallego que no era muy conocido entre ellas, lo cual acrecentó, creo yo, el factor sorpresa que Luar na lubre nos tenia preparado. Con sus gaitas, violín y demás instrumentos sumados a una preciosa voz, nos erizaron la piel, nos emocionaron e hicieron reír. Mis amigas y yo coincidimos en que fue un momento muy mágico y especial el que allí vivimos. Un bálsamo para el alma. Así que les recomiendo que entre libro y libro salgan a los teatros y salas a abrir sus corazones también a la música, sin miedo a sentirse infiel, porque quien tiene el corazón grande puede abarcar diversos amores.

La copiloto

Hace unos días quede con un grupo de amigos para salir de excursión por un paraje natural próximo a Murcia. En el punto de encuentro coincidí con mis amigas y con otras personas desconocidas para mi. Allí acordamos que yo llevaría mi coche, pero aclare que en otra ocasión lo llevara otra. Mientras mis amigas hablaban entre ellas sobre quien se sentaría a mi lado en el coche, una conocida de otra amiga se planto en el asiento del copiloto. Esta persona comenzó preguntándome si tenia la ITV pasada, a lo que to respondí, sorprendida por aquella forma de comenzar un viaje, que si, hacia unas semanas que la acababa de pasar. Una de mis amigas propuso poner una cantidad de euros para pagar la gasolina y ellas dos aportaron lo acordado. La copiloto me dio menos, ya que, según me dijo, no llevaba mas dinero. Yo no puse ninguna objeción, pare en una gasolinera y puse el dinero que mis compañeras de viaje me habían dado en manos del empleado del establecimiento para que añadieran combustible a mi coche. Yo me acababa de gastar una buena suma en reparaciones y en la revisión recientemente y no me sentí en la obligación de aportar nada mas, aparte de mi atención en la carretera y en el gps de mi teléfono movil. La susodicha comenzó entonces a contarme su vida, como si pensara que yo también debía escuchar sus problemas, cual psicóloga al uso. Tal vez por su aburrimiento o por su desconfianza, de pronto, saco su teléfono y busco el lugar al que nos dirigíamos para pasar a darme indicaciones de por donde debía ir. Yo, con mi paciencia todavía fresca, le comente que no era necesario que me guiase ya que yo seguía las instrucciones de Pepita, como suelo llamar al google maps. Después paso a querer tocar mi movil y le dije que no lo hiciera. Al ver que se mecía el pelo nerviosamente, comprendí que aquel ser no estaba nada bien. Por fin llegamos al paraje natural sanas y salvas. Caminamos, y mis amigas y yo charlamos,mientras,de esto y de aquello mientras la copiloto charlaba con su amiga, y gritaba de pronto que si había que ir por aquí o por allá. Cuando nos dispusimos a comer la copiloto y su amiga mas las mías y yo nos sentamos cerca de un río. El sonido del agua era realmente relajante, pero no logro apaciguar la discusión que se formo. Yo me había quedado sin batería en mi movil y tras no poder operar con el de mis amigas, le pedí a la copiloto que me prestara el suyo para llamar a mi hija. La joya me contesto que solo le quedaba el cincuenta por ciento de batería y que tenía que hablar con su madre ( cosa que no llego a hacer, Dios sabe porqué). Como un favor, me dijo que podía enviarle un wasap a mi hija, pero yo quería hablar con ella y oír su voz. No me pareció que enviarle un mensaje desde un numero desconocido fuese buena idea. Mi amiga K le dijo que era una falta de consideración por su parte ya que yo me había quedado sin batería para que llegáramos hasta allí. Pero no sirvió de nada.En fin, que la copiloto acabo con mi paciencia y le solté que se buscara otro coche para volver a su casa, cosa que retire al confesarnos que su padre acababa de morir hacia unos días. Sinceramente os puedo decir que tengo bastante empatía y paciencia, pero yo con esta copiloto no pienso repetir viaje. Hay gente que te consume la energía y esta era una de ellas. Siento lo de su padre pero ella,conmigo, nunca mais.